En recuerdo a Ángel Duerto Oteo, Presidente de la RSFZ (1976-1978)

Retrato oficial como Presidente de la
Real Sociedad Fotográfica de Zaragoza
(1976)

Ángel Duerto Oteo, ha fallecido

El pasado 10 de mayo de 2013, nos ha dejado Ángel Duerto Oteo, Presidente de la Sociedad Fotográfica de Zaragoza (1976 a 1978) y Socio de Honor (1981).

La junta y los socios recordarán a Ángel por su dedicación a nuestra Sociedad y acompañan a la familia en estos momentos, agradeciendo a todos sus muestras de cariño.

En 2009 se cumplieron 50 años de la irrupción en el mundo de la Fotografía, de Ángel Duerto, realizandose una muestra, en la sala de exposición del Centro Cultural Matadero de Huesca, de algunas fotografías de la última década, junto a las obras de tres de sus hijos, Angel, Ricardo y Nacho, excelentes continuadores de su obra 
4D_Los DUERTO

Ángel Duerto Riva, en la exposición 4D_Los Duertos
Ángel Duerto en los últimos años vivía en Cunit y formaba parte de la Asociació Fotogràfica Cunit, realizando en 2010 la exposición “Natura L mente”,   Ver enlace en este blog

Ángel Duerto con su esposa, e hijos.

Fue en el ya lejano año de 1959 cuando obtuvo su primera distinción honorífica a nivel nacional, continuando de forma ininterrumpida una carrera artística sembrada de éxitos que culminarían con la distinción como Artista Fotógrafo A.FIAP de la Fédération International de l’Art Photographique (UNESCO) en el Congreso de la  Confederación Española de Fotografía de 1984 realizado en Barcelona y posteriormente con el Premio Nacional de Fotografía de la C.E.F. en el año 1996, siendo el primer artista aragonés en conseguir el prestigioso galardón.

 

Ángel Duerto

A continuación os mostramos un extracto de su biografía, publicada en la Gran Enciclopedia Aragonesa.

(Zaragoza, 1-IV-1932; Zaragoza,10-V-2013). Fotógrafo. Tras desempeñar diferentes cargos en la Real Sociedad Fotográfica de Zaragoza, es nombrado su Presidente, cargo que ejerce durante 1977 y 1978. Dicha Real Sociedad le concede en 1981 su Insignia de Oro. Socio de Honor en varias Agrupaciones Fotográficas de España, realiza, junto con otros autores aragoneses, la selección y recopilación del libro Fotografía Aragonesa que, publicado en 1982, abarca la fotografía de los setenta. Se le puede considerar como el artista más Premiado de Aragón y el segundo de España. Recibe, entre otros, el Premio Isabel de Portugal de Fotografía, 1987, y el Premio Nacional, 1996. Tiene obra en numerosos museos. Miembro fundador del zaragozano Grupo Cierzo, 1986.

Recordando que en 1960 presenta una Abstracción en el Salón Internacional de Zaragoza, su obra de los setenta, blanco y negro, se caracteriza por una supresión de los elementos formales y por una distorsión de las figuras, lo cual se aprecia, por ejemplo, en los retratos. El paisaje, que adquiere una singular belleza, también puede distorsionarse. El blanco y el negro, muy contrastados, y los grises, sirven para crear una especial atmósfera: serenidad y quietud, intriga. Sus primeros planos estallan cuando trabaja el paisaje, mientras que para otros temas el asunto primordial, situado en un primer plano, adquiere diversas connotaciones con las atractivas abstracciones de los fondos. La serie Dos por Dos, 1981, es un diáfano ejemplo de su imaginación, mediante la mezcla de formas inventadas, palomas por doquier y misteriosos edificios. Si la distorsión y la supresión de elementos formales son muy propios de la pintura, su obra en color también sugiere matices pictóricos. Desde los ochenta trabaja cinco series, o colecciones según las define su autor, Monegros, 1980, y El Camino, 1983, aludiendo al itinerario del ser humano desde que nace, son en blanco y negro, mientras que De Natura, 1985, y Natura-(L)-Mente, 1988, son en color. El paisaje, diurno o nocturno, suele tener una zona con el color más contrastado y su tratamiento, incluyendo el formal, se aleja de la realidad para crear un mundo propio sin pérdida de verosimilitud. En ocasiones añade manchas abstractas o incorpora una figura inmersa en la naturaleza. El bosque adquiere un impensable magicismo lleno de sensaciones y el color, fundamental en este artista, se manifiesta fuera de la realidad para multiplicar la belleza, las sensaciones aludidas, de todo el espacio.

Ángel Duerto, junto a Fernando Forniés (sentados),
y los socios de honor de la RSFZ Juanjo Domingo y Julio Marín (de pie)
(2010)